Comienzos de libro (3)

jueves, 1 de mayo de 2008

Efectívamente, el párrafo que aparecía en nuestra última entrada correspondía a El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad.

Siguiente texto...

Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia, qué hacían mis padres antes de tenerme a mí, y demás puñetas estilo David Copperfield, pero no tengo ganas de contarles nada de éso. Primero porque es una lata, y, segundo, porque a mis padres les daría un ataque si yo me pusiera aquí a hablarles de su vida privada. Para esas cosas son muy especiales, sobre todo mi padre. Son buena gente, no digo que no, pero a quisquillosos no hay quien les gane.

Además, no crean que voy a contarles mi autobiografía con pelos y señales. Sólo voy a hablarles de una cosa de locos que me pasó durante las Navidades pasadas, antes de que me quedara tan débil que tuvieran que mandarme aquí a reponerme un poco [...]

Y en cuanto a la pista que os damos...

Cuando Mark Chapman asesinó a John Lennon en diciembre de 1980, al parecer, acababa de terminar de leer este libro, lo cual dio lugar a toda una avalancha de análisis y comentarios que lo situaron en el escalafón de libro maldito, aunque símplemente se trate de un ácido análisis de la sociedad americana de finales de los años 40 y las contradicciones de un chico adolescente de 16 años con problemas de integración.


Respecto a su autor... mmm, no os lo decimos aun, no os lo vamos a poner tan fácil!

1 comentario:

Lolo dijo...

El guardián entre el centeno de J.D. Salinger.

Me gusta mucho el diseño de la página, claro y elegante.
Besos.